¿Quiénes Somos?

La Asociación de Afectados de Intrusismo Médico Sanitario (AIMS), inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número 591729, se constituyó en la ciudad de A Coruña en marzo del 2008, un mes después de la detención en Ferrol de un individuo acusado de intrusismo, estafa, blanqueo de capitales, lesiones y falsedad documental; individuo que tras permanecer seis meses en prisión preventiva saldría en libertad bajo fianza volviendo a reincidir apenas transcurridos tres meses, esta vez en la localidad de Vinaróz (Castellón) donde, tras una nueva detención en julio del 2009 se le abriría otro procedimiento judicial con imputaciones muy similares a las realizadas en Ferrol. Ingresaría nuevamente en prisión para volver a abandonarla a los seis meses. Actualmente se encuentra en libertad, a la espera de dos juicios, habiendo sido denunciado recientemente, otra vez, por la comisión de presuntos actos delictivos que están siendo objeto de investigación. Es importante señalar que este individuo ya fue condenado dos veces con anterioridad por delitos similares, sentencias que todavía hoy desconocemos por qué no llegaron a ejecutarse.

Estos días estamos dejando atrás nueve años de una larga y dura Instrucción Judicial a la espera ya de fecha para celebración de juicio. En estos años nuestra Asociación ha conseguido aglutinar alrededor de 130 expacientes de este individuo, personados en la causa como acusación particular; mujeres, hombres y niños de toda condición y procedencia: jóvenes y menos jóvenes, amas de casa, trabajadores, jubilados y profesionales, de Galicia, Madrid, Valencia, Andalucía, Canarias, Extremadura, Castilla-León….de todas partes de nuestro país. Personas que han sufrido (y seguimos sufriendo) las terribles consecuencias físicas, psicológicas, profesionales, económicas y familiares de haber sido tratados “presuntamente” por un médico que a día de hoy no ha podido demostrar que lo sea.

Desde los inicios de la Asociación pudimos comprobar que desgraciadamente el nuestro no era un caso aislado en el ámbito del intrusismo sanitario, aunque quizás sí el más grave, y que en diferentes puntos de la geografía española habían aparecido y siguen apareciendo a diario casos similares de víctimas de fraudulentas prácticas sanitarias. La repercusión mediática de nuestro caso, provocó un aluvión de llamadas de personas que habían sido tratadas o lo estaban siendo “sanitariamente” por individuos sin ninguna titulación académica ni acreditación profesional alguna, y que con una falta absoluta de escrúpulos, se habían aprovechado de sus problemas de salud. Todas estas personas se han puesto y se siguen poniendo en contacto con nosotros para recabar información y orientación, y en último extremo para sentirse arropadas y apoyadas en su lucha personal.

Estas circunstancias nos llevaron a ampliar nuestra actividad, que inicialmente se circunscribía a nuestro caso, a la labor de divulgación, información y lucha contra esta lacra que supone el intrusismo en el campo sanitario, algo para lo que contamos con la inestimable colaboración de los Colegios Oficiales de Profesionales Sanitarios, y que nos condujo a la celebración de dos Jornadas sobre Intrusismo Sanitario a nivel nacional, en las ciudades de A Coruña y Madrid (información en esta misma página).

Muchos han sido los medios de comunicación que se han ocupado de nuestro caso, incluso con amplios reportajes dedicados exclusivamente a él, a los que desde aquí manifestamos nuestro agradecimiento más sincero por contribuir con su trabajo a la denuncia, y por tanto a la prevención, del intrusismo en nuestro país.

Y ya por último, en la convicción de que nuestra historia podía servir de advertencia a la sociedad de que cosas así pueden ocurrir y que por lo tanto no se puede bajar la guardia, para evidenciar los errores y omisiones en que caen las diferentes Administraciones en la prevención y persecución del intrusismo, y sobre todo como medio de compartir el dolor, la impotencia y la rabia que nos ha acarreado este penoso asunto, aligerando un poco la pesada carga que llevamos encima, nació nuestro blog “radiografía de una pesadilla”, lugar en el que nos gustaría encontrarle alguna vez.

Diseño Anders Norén - Gestión Qronnos s.l.